Templers en a Corona d'Aragón

De Biquipedia
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Caballers Templers en Aragón
Militia Templi in Aragonia et Catalonia
2007templar1--maxweb.jpg
Caballero templero
Información cheneral
Nombre oficial Orden d'os Pobres Caballers de Cristo
Caballers d'o Templo de Salomón
Activa 11191312
País Flag of Aragon.svg Aragón
Fidelidat Santa Seu
Tipo Orden relichiosa y militar
Insignias
Simbolo
d'identificación
Knights Templar Cross.svg
Cultura y historia
Embotada Orden d'o Temple
Patrón Sant Bernal de Claraval
Lema Non Nobis, Domine, Non Nobis, Sed Nomini Tuo Da Gloriam
Batallas/guerras Reconquiesta

La Orden de lo Temple estió una institución medieval de caracter relichioso y militar naixida en la Primera Cruzada. Fue fundada en Cherusalem, en 1118 por nueu caballers franceses, con Hugo de Payens a la cabeza.

Antecedents[editar | editar código]

Imachen d'o cabreu d'Argelers. Se veiga a cruz templera

Lo exito de la Primera Cruzada s'estendió a escape por los reinos d'Europa. Lo mesmo rei d'Aragón, Pero I, debant d'una lumerosa caterva de caballers, se preparaba pa marchar ta Palestina, quan lo pontifiz lis fació recordar la obligación de defender lur propia tierra de los almorabetz.

Lo ideyal cruzau levó a lo rei Pero I a asetiar Zaragoza. Antes d'albandonar lo suyo setio, en lo mes de chulio de 1101, fortificó a 5 kilometros de Zaragoza lo lugar de Deus o vol (huei Chuslivol), crida cruzada de guerra.

La muerte de Pero I en 1104, dicen que de la tristura que li produció veyer morir a los suyos dos fillos en 1103, fizo que lo suyo chirmán, Alifonso I fuese coronau rei de Navarra y Aragón.

Alifonso I no yera clamau a estar rei, ya que estió lo segundo fillo de lo segundo matrimonio de lo suyo padre, lo rei Sancho Remíriz con Felicia de Roucy. Ye probable que en la suya choventut visitase a la suya familia materna a l'atro costau de los Pireneus, plegando a tener una fuerte amistat con los que dimpués serían los suyos aliaus en los campos de batalla como lo suyo primo Rotrou II, conte de Perche, y de Gastón IV de Biarn. D'allora datan tamién las amistatz con Castan y Lop Garcés Pelegrín entre atros.

Lo ideyal cruzau que vivió Alifonso I ya dende nino marcó tota la suya vida y trachectoria como rei. Totas las empresas de lo monarca fueron pensadas pa la presa de Tortosa y Valencia, dende on poderba embarcar las suyas tropas enta Cherusalem. Este afán levó a reconquerir més de 25.000 km² en lo suyo reinau, ganando-se la embotada de Lo Batallero.

Zaragoza (Al-Bayda, La Blanca, La Augusta), pieza clau pa conseguir los suyos obchectivos, capituló lo 18 d'aviento de 1119, dimpués que lo Papa hese proclamau la suya conquiesta como una nueva cruzada en lo Concilio de Tolosa (1118). A esta empresa contribuyoron caballers plegaus de la Primera Cruzada, entre ellos Gastón IV de Biarn, que heba participau en la conquista de Cherusalem. Por la suya inestimable aduya, dirichindo la construcción de maquinas de guerra, Alifonso I lo nombró sinyor de Zaragoza.

Ye probable que en los contactos con Gastón IV de Biarn, lo bispe Esteban de Uesca y Lop Garcés Pelegrín (anyadió a lo suyo nombre lo de "pelegrín" dimpués d'estar en Cherusalem) lo monarca tenese conoixencia de las actuacions de los monches guerrers en Palestina, ya que totz ellos heban participau en la Primera Cruzada.

Fascinau por estas historias, lo rei no dudó en imitar estos movimientos, fundando ell mesmo Ordens similars en lo suyo reino. En 1122, fundó la Militia Christi, a semellanza de la Milicia de Cherusalem, seguntes carta de l'arcebispe Guillén de Aus, para sozmeter a los sarracins y ubrir un camín ta Cherusalem pasando el mar.[1]

Los confraires y los suyos bienfeitors recibioron beneficios de cruzada. La Militia Christi, tenió una primera base en la recient fundada ciudat de Mont-reyal, y tamién se clama Orden de Sant Salvador de Mont Reyal. Dimpués li s'asignó lo castro de Belchit, por man de lo rei Alifonso VII de Castiella en 1136, qui la clama Militia Caesaraugustana y confirmando a López Sanz como rector de la mesma.[2] Esta orden s'integró en la Orden de lo Temple por la Concordia de Chirona en 1143.

Muertos debant a lo enemigo Gastón IV de Biarn y lo bispe Esteban lo 24 de mayo de 1130, la vidua de Gastón, Talesa (prima carnal de Alfonso I), cumple la zaguera voluntat de lo suyo mariu: dixar a la milicia de lo Temple, pa que podese proseguir la reconquiesta, totas las tierras que teneba en Zaragoza y en Seuvalada. Ya Lop Garcés Pelegrín, chunto con la suya esposa, heba deixau parte de los suyos biens pa dimpués de la suya muerte "á l'Altar de lo Santo Sepulcre" y "a lo Hespital de Cherusalem" en 1120.

Alifonso I, preocupau por la suya succesión, dictó lo suyo primer testamento en lo setio de Bayona en octubre de 1131, y fizo que lo firmasen y acatasen la más gran parte de los tenents de lo reino. Este testamento fue confirmau lo 4 de setiembre de 1134, tres días antes de la suya muerte.

Penetración de la Orden de lo Temple. Testamento de Alifonso I[editar | editar código]

Asentamientos templers en Europa en l'anyo 1300. En Aragón destaca o priorato de Monzón
...Pa dimpués de la mía muerte, dixo como lo hereu y lo succesor mío a lo Sepulcre de Sinyor que ye en Cherusalem y a los que lo cosiran y i sirven a Dios; y a lo Hespital de los pobres de Cherusalem; y a lo Temple de Salomón con los caballers que i cosiran pa defender la cristiandat. A estos tres lis concedo lo mío reino. Tamién la sinyoría que tiengo en tota la tierra de lo mio reino y lo principato y churisdicción que tiengo sobre totz los hombres de la mia tierra, tanto clerigos como laicos, bispes, abatz, calonches, monches, nobles, caballers, burgueses, rusticos, mercaders, hombres, mullers, chicos y grans, ricos y probes, chudeus y sarracins, con las mesmas leis y usos que lo mio padre, lo mio chirmán y yo mesmo teniemos e hemos de tener.

Fragmento de lo Testamento d'Alifonso I.

La derrota en la Batalla de Fraga y la muerte d'Alifonso I producioron muito miedo n'Aragón. La línia fortificada de deseparación con los musulmans retrocedió en qualques puntos dica a on se trobaba en lo sieglo XI.

Yera impensable que las ordens militars podesen posar-se a lo gobierno de los reinos de Navarra y Aragón, a más que lo testamento d'Alifonso I yera contrario a las normas churidicas navarro-aragonesas, ya que las tierras de Aragón, Pamplona, Sobrarbe y Ribagorza yeran patrimonials, por lo que heban de pasar a la familia de lo defunto. No más podeba disponer de los acatos como yera lo caso de lo regnum Caesaraugustanum. Por atro costau, perchudicaba tamién los intreses de la nobleza, ya que chocaba con l'usus terrae.

S'ha de recordar que lo primer testamento data de 1131 y la Orden de lo Temple recibió los suyos estatutos en 1128 con lo que sorprene dica qué punto las cruzadas marcoron la vida de lo monarca, testando a favor d'institucions tan nuevas. A lo egual que la resta d'ordens beneficiadas por lo testamento yeran foranas, no nombró herederas a las órdens que él mesmo heba fundau.

Lo primer resultau d'este testamento estió la deseparación perén de los reinos de Navarra y Aragón. Los navarros proclamoron pronto rei a García Remiriz, descendient de la monarquía historica pamplonesa. Por atro costau los aragoneses coronoron a Remiro II d'Aragón; como yera monche, pa lograr lo reconoiximiento de los nobles, habió de mirar a belún que exercise en lo suyo nombre. Los esponsals de la suya filla Peironella d'Aragón que nomás teneba que dos anyos con lo Conte de Barcelona Remón Berenguer IV solucionoron lo problema.

Remón Berenguer IV adoptó lo tetulo de prencipe d'Aragón, lo de rei lo mantenió Remiro II dica la suya muerte, y a escape pactó con las ordens beneficiadas por lo testamento d'Alifonso I. La Orden de lo Temple estió la més beneficiada. Con la Concordia de Chirona (27 de noviembre de 1143), renunció a los suyos dreitos a lo trono d'Aragón a cambio de los castiellos de Monzón, Castiello de Montgai, Chalamera, Barberà, Remolinos y la promesa de Corvins (quan fuese conquiesto) y atros muitos privilechios como la promesa de entregar-lis la cinquena parte de las tierras conquiestas a los musulmans. En lo mesmo alcuerdo, la Milita Christi u Militia Caesaraugustana, que heba recibiu lo castro de Belchit, de mans d'Alifonso VII, s'incorporó a lo Temple.[3] A concordia fue ratificada meyant Bula d'Euchenio III (30 de marzo de 1150)[4] y luego por el papa Hadrián IV en 1158.

Asentamiento de los templers en la Corona d'Aragón[editar | editar código]

Una vegada asentaus n'Aragón, los templers participoron activament tanto en la reconquiesta como en la defensa de las mugas. Chunto con las tropas de Remón Berenguer IV, conte de Barcelona y prencipe d'Aragón, asitioron Tortosa, colabororon en la ocupación de Leida y dirichioron lo sitio de lo castiello de Mirabet. En Mirabet los musulmans contaban con un rivat u rábita, combatients islamicos trancaus en un convento fortificau dispuestos a morir antes que a rendir-se, a lo que debe lo nombre M´ravit (bell historiador creye que estos rivat podioron estar lo precedent de los monches guerrers cristianos, pero tamién s'ha dito lo contrario).

Por totz estos feitos fuoron chenerosament recompensaus, recibindo diferents posesions entre las que destaca lo Castiello de Mirabet. Las donacions que Remón Berenguer IV lis fizo continoron d'entre vida suya. Quan en 1162 morió se puet afirmar que los templers yeran asentados de tot en lo reino d'Aragón, participando activament en la suya vida politica.

Alifonso II d'Aragón, continó dende l'anyo 1163 la ofensiva aragonesa en la marguin dreita de lo río Ebro, conquerindo la més gran parte de las actuals tierras terolanas. La colaboración decisiva de los templers n'estas conquistas ye nuevament agradeixida por la monarquía aragonesa, recibindo-ne compensacions economicas y posesions como lo castiello de Horta de Sant Joan.

Manimenos, Alifonso II, a l'egual que lo heba feito lo suyo lolo Alifonso I, insistió en formar una milicia més bien hispana. Asinas que cedió a la Orden de Montegaudio, fundada en 1173 en tierras leyonesas, lo lugar d'Alfambra, cabeza dende allora d'esta nueva milicia. Esta nueva milicia, que contó pronto con biens mesmo en Palestina, recibió importants donacions por parte de lo monarca aragonés. Con la unión de lo Hespital de lo Santo Redentor, fundau en Teruel por Alifonso II, y la orden de la Alfambra, pasó a conoixer-se como Orden del Santo Redentor de la Alfambra. Incorpororon tamién a los suyos dominios Castellot y en 1194 el monarca lis cedió lo desierto de Villar Luengo.

Manimenos, Alifonso II aprobó en 1196 que totas las posesions en Aragón recibidas por la orden de la Alfambra pasasen a lo Temple. Totas estas nuevas posesions enfortioron lo poder de lo Temple en la muga con los musulmans (diferents taifas como a Taifa de Valencia, a Taifa de Murcia y dimpués os almuades, ecetra). L'acción de los monches guerrers estió decisiva pa asegurar la defensa de lo reino d'Aragón debant de los ataques de los musulmans de Levant.

Alifonso II tenió un destacau papel en Occitania, incorporó a la Corona d'Aragón lo condato de la Provenza en 1166 y dimpués ocupó Niza, a on que lumerosos sinyors occitans li prestoron fidelidat y homenache.

En lo reinau de Pero II Lo catolico, los fondos de la Corona yeran acotolaus con lo que recurrió a sobén a amprar tanto a chudeus como a reis vecins (en especial Sancho lo Fuerte) y templers pa armar las suyas expedicions. Los vasallos d'Occitania imploraban la protección de lo rei d'Aragón debant los ataques de los cruzaus convocaus por lo papa Inocencio III pa acotolar la herechía albichense.

La invasión almuade fació necesaria la intervención de Pero II, que acudió a la aduya d'Alifonso VIII de Castiella chunto con un exercito formau por chents ultrapirenencas, aragonesas y catalanas. Ye probable que n'esta expedición acudisen templers aragoneses, pero no n'i ha costancia documental.

Pero II regresó de la batalla de las Landas de Tolosa como gran vencedor. L'aumento de la suya fama fació que los suyos vasallos de Lenguadoc implorasen con més fuerza la suya presencia debant la mortaleras que yeran fendo los cruzaus mandaus por Simón de Mont Fort. Esta situación metió a los templers aragoneses entre la espata y la paret: por un costau la leyaltat a lo suyo rei y por atro lo suyo voto de obediencia a lo Papa.

Los templers no acompanyoron a Pero II a la defensa de los suyos vasallos de Lenguadoc. Manimenos, dimpués de lo desastre de Muriel (1213) on perdió la vida, acullioron a lo suyo hereu Chaime I dimpués de negociar con lo Papa. Este fue instruito por los templers en lo Castiello de Monzón. D'estas trazas se talló la posibilidat d'aconseguir la consolidación de los territorios ultrapirenencos de la Corona d'Aragón.

Lo reinau de Chaime I[editar | editar código]

Chaime I d'Aragón fue educau dica los 9 anyos en lo castiello templer de Monzón, como si fuese un caballer templer. A esta edat se veyoron obligaus a deixar-lo marchar porque la situación de lo reino yera delicada.

Una vegada remató la suya minoría d'edat, lis presentó a los suyos vasallos lo prochecto de la conquiesta de Mallorca. Los templers refirmoron a lo rei y s'embarcoron chunto con ell a la conquiesta de la isla. Pareixe que los templers no aportoron un gran continchent d'hombres (arredol d'un centenar seguntes Forey), pero la suya forma de combatir y la organización en lo campo de batalla los feba temibles.

Esto no impidió que lo mesmo Chaime I estimase «la suya excelent organización militar, la rapideza de los suyos movimientos y la facilidat con que sapen prevenir qualsiquier ataque, como si fuesen capaces de leyer l'aire u oler a l'enemigo que encara no lo veyen los atros. Pueden estar pocos, pero valen por muitos…» (Barceló, 1998).

Lo rei los recompensó, agradeixiu por los suyos servicios, con importants posesions en Mallorca, entre las que destaca lo castiello de la Almudaina. Una vegada reconquiesta Mallorca y acontentaus los intreses catalans, dirichió la suya vista dica lo reino moro de Valencia.

La conquiesta de Valencia, empresa netament aragonesa, la refirmó lo mesmo papa Gregorio IX concedendo la remisión de los pecaus a los combatients. Esta remató con la capitulación de Valencia en 1238 con important participación templera. De nuevo lo monarca los recompensó chenerosament, pasando a ocupar un puesto destacau en lo nuevo reino cristián de Valencia que instauró Chaime I, administrando lo trasoro de lo reino.

Chaime I mantenió unas excelents relacions con los templers en tot lo suyo reinau. Estos lo refirmoron mesmo en la campanya contra lo reino de Murcia, dirichida por Pere de Queralt, Mariscal de lo Temple n'Aragón.

Quan remató la reconquiesta en la Corona d'Aragón lo quefer de los templers yera defender las nuevas mugas contra los cutianos ataques granadins. Manimenos en los anyos vinients prestoron atros importans servicios a la Corona.

Zaguers anyos y cayedura de la Orden de lo Temple en la Corona d'Aragón[editar | editar código]

Templers cremaus en a foguera

Pero III, fillo de Chaime I, succedió a lo suyo padre en 1237. La conquiesta de Secilia (1282), feudo de la Santa Seu, provocó la suya excomunión, que lo desautorizasen pa reinar, y la cesión de los suyos reinos a la Corona de Francia. Los templers, atra vegada, se veyeban debant una difícil situación: odebeixer a lo Papa u estar fidels a la Corona d'Aragón, que heba estau prou chenerosa con ellos. Oficialment no se posoron en contra de lo Papa, pero sirvioron a Pero III. Dirichius por Berenguer de Sanjust (comandador de Mirabet), los templers catalans y aragoneses protechioron a lo reino contra los invasors franceses, a lo costau de l'exercito de Pero III, encara que los franceses venisen en nombre de lo Papa mesmo.

Dimpués l'acción lampago de lo estau francés (octubre de 1307) contra los templers y las confesions baixo tortura de totz los suyos miembros detenius por delictos como idolatría, sodomía y practicas blasfemas, lo Papa Climent V ordenó a los prencipes cristians l'arresto de totz los miembros de la Orden.

En primeras Chaime II, rei dende 1291, se negó a las pretensión de lo monarca francés: Han estau siempre fidels a lo nuestro servicio, reprimindo a los infidels. Manimenos, cambió de postura, prencipiando un proceso contra los Templers en la Corona d'Aragón. Bells castiellos como lo de Peniscola se rindioron sin resistencia quasi. Atros se preparoron pa resistir dica la fin. La comanda de Castellot s'oposó a entregar os biens y presonas, por lo que lo 20 de chinero de 1308 s'encarga a Bertolomeu Tarín, sobrechuntero de Zaragoza que setiase la fortaleza de Castellot con tropas d'Alcanyiz y Montalbán. Lo castiello de Villel, l'Alfambra y Mirabet, que capituló en aviento, iban cayendo debant d'exercito reyal. En Castellot parte de la población local luitó a lo costau de los templers desobedeixendo las ordens reyals de combatir a los flaires. Los templers podioron atravesar la cerca bellas vegadas y saqueyar territorios a lo norte de lur comanda pa aprovisionar-sen.

La fortaleza de Cantaviella resistió lo setio de las tropas reyals dende chinero dica agosto de 1308, solicitando a la fin l'indulto a los sisanta defensors. Los templers resistioron tamién en La Iglesuela a Chuan II d'Aragón. Quan cayó Cantaviella, lo cerco arredol Castellot se reforzó con tropas de Molins, Exulv y Mont-royo, a més de los sexsemeros de Daroca, Trasierra y Carinyena. Lo 2 de noviembre los fambrosos flaires y lo feriu comandador Guillén de Villalba se rindioron dimpués de 11 meses de setio.

De totz los territorios templers, ya nomás en quedaba Monzón, seu d'un Mayestre y con un castiello, muito dificil d'atacar. Lo 24 de mayo de 1309 se rendiba lo castiello de Monzón quan ya no podeban defender-sen.

Las Cronicas de los Chudeces de Teruel n'informan, dicindo cosas como:

  • Fue cercada Villuel que era del Temple (1307, versión BAR).
  • Fue cercada Villel porque se estrujo el Temple (1307, versión B).
  • Fueron estroidos los templeros. (1307, versión A)
  • En esti año fue destruido el Temple et el Papa Juan XXII dio la sentencia en Viana et fizieron estrado et vestidos de duelo porque destruian tan alta orden et fueron vestidos de maregas; aquel año fueron sobre Villel et todos los otros lugares de los templeros destruidos et cercados. (1307, versión AHT, la més tardana).

Lo 22 de mayo de 1312, lo papa Climent V decretó l'abolición de la Orden de lo Temple. Poco dimpués reconoixió la posibilidat de chuzgar los consellos provincials de la Orden cadagún en un puesto, fueras de Francia.

Declaroron asinas inocents a los templers de la Corona d'Aragón lo 7 de chulio de 1312 en lo Concilio de Tarragona. Lurs posesions pasoron ta la Orden de lo Hespital, de fueras de las posesions en lo reino de Valencia, a on que se creyó la Orden de Montesa pa defender la muga de lo reino.

Comandas templeras en la Corona d'Aragón[editar | editar código]

Castiello de Miravet, seu d'a comanda templera de Miravet.

Las comandas templeras de la Corona d'Aragón yeran primero baixo lo gobierno de lo mayestre provincial de Provenza y de la Corona d'Aragón, y dimpués por lo mayestre de Catalunya, Aragón y Valencia. Las comandas templeras de Navarra s'incluiban drentro de la mesma provincia que las de la Corona d'Aragón y dependeban de lo mesmo mayestre provincial.

Torre dels Frares en Fraga

.

Se veiga tamién[editar | editar código]

Referencias[editar | editar código]