Silván de Tella

De Biquipedia
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
O Silván
Home granizo
Mitolochía: Mitolochía aragonesa
País: Flag of Aragon.svg Aragón
Atros nombres: Silvano, Silván d'a Penya
Información personal
Puesto de muerte: Tella
Residencia: Espluga de Silván, en o Forato d'as Devotas.
Relacionau con: Home granizo, Chuan l'Onso, Chuan Ralla, Hombre cerrudo, Hombre de Mataire, arangutans
Caracteristicas
Aspecto: Alto, cerrudo, brazos largos y pietz granizos

O Silván de Tella u Silván de la Penya ye un personache de mito popular en as valles de Sobrarbe que habitaba en a redolada de Tella y as suyas aldeyas, por aon furtaba uellas y atros animals que devoraba dimpués. Se le describe como un chigant, y viviba en una espluga que encara existe en alto en o forato d'as Devotas, entre Tella y Bielsa.

Iba siempre puerco y con o pelo y a barba estrazaus. Se vestiba con os pellizos que les rancaba a os animals que comeba, y feba tal pudor que denguno lo quereba tener cerca. Tamién yera a-saber lo fiero.[1] En cheneral, tot lo malo lo teneba o Silván.

Marieta[editar | editar código]

Diz que una vegada mientres rondiaba a las uellas, s'enamoró d'una pastoreta de Tella que se deciba Marieta. Una día la raptó y la zarró en a espluga aon viviba. De nueitz la obligaba a que le pintinás y le matás os piollos y liendres, y asinas pilló lo costumbre de dormir-se o chigant.

Viyendo que d'ixa traza iba a escapar, Marieta s'enfurnó un buen plan pa fuir: una nueit, entre que pintinaba a Silván, este s'endurmió como feba asobén y ella se desligó lo mandil y, sacando-se-lo cutio-cutio, posó la cabeza de Silván sobre una piedra[1] y brincó a-escape.

A lo rato, Silván que se dispierta y vei que Marieta no ye. Encarranyau sale d'a espluga y comienza a encorrer-la cara ta'l lugar clamando:

Marieta! Marieta! torna a buscar la mandileta![1]

Una atra versión diz que clamaba:

Marieeeeta! Toma la mandileeeta![2]
Mariooon! Toma lo mandilóoon!

La zagala, que ya plegaba ta la part de Tella, le grita:

Ah Silván! Mira-me por detrás que por debant ya no me verás![2]

Marieta adubió la casa d'uns familiars y o Silván no la tornó a viyer.

Muerte[editar | editar código]

Dimpués de la fuida de Marieta, a Silván siempre lo vieban mocho y ensupinau, arrocengando una tal tristura y falta d'esmo que a garra pastor de la valle se le podeba escapar una cosa: yera o momento de rematar-lo.

Y asinas lo fizon, que un día plenón un caldero con leit enverenada con calso[1] y le'n deixón en a bordeta de Viturián que i hai a las afueras,[2] en o camín de la losa de Lavasar. Silván, que yera laminero y le feba buen goi la leit, le pregunta a un nino si se'n puede gosar fiar y o zagal, que iba alicionau, contesta que sí, que yera que heba pariu una vaca y en sobraba muta en casa,[2] de leit, y que por ixo le'n heban deixau en o caldero pa él.

A l'atro día o Silván chaceba muerto en a suya espluga.

Referencias[editar | editar código]

  1. 1,0 1,1 1,2 1,3 (es) ADELL CASTÁN, J.A. y GARCÍA RODRÍGUEZ, C. Brujas, demonios, encantarias y seres mágicos en Aragón (6ª edición). Ed. Pirineo. Uesca, 2008. ISBN 978-84-87997-75-4.
  2. 2,0 2,1 2,2 2,3 (es) SATUÉ OLIVÁN, Enrique. El Pirineo Contado. Ed. PRAMES. Zaragoza, 2014. ISBN 978-84-8321-403-9.

Se veiga tamién[editar | editar código]