Lexicografía

De Biquipedia
(Reendrezato dende Lexicografo)
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Un diccionario.

A lexicografía ye a sciencia aplicada d'o luengache que s'ocupa d'elaborar y fer un analís critico de diccionarios. A parola viene d'o griego <λεξικόν, "leksikós" (lexico), o conchunto de parolas d'una luenga, y <γραφειν, "gráphein" (escribir), y se pronuncia /lesikogra'fja/.

Lexicografía aragonesa[editar | editar código]

En Aragón, bellas publicacions principals pa la lexicografía rechional d'os primers anyos se fizon con miras a incluir voces aragonesas en o Diccionario de la lengua castellana que publica la RAE. Este ye o caso d'o manuscrito Borrador de un diccionario de voces aragonesas, de la A a la Z de Chusé Siesso de Bolea en 1724, que rematoron incluidas en o dito Diccionario de autoridades d'a Real Academia.[1]

O Borrador de Siesso aportó 3902 dentradas lexicas en o diccionario d'a RAE. Ixe diccionario primichenio remataría por estar a bastida de l'actual Diccionario de la lengua española. En chunto con Siesso de Bolea, atros intelectuals aragoneses como Francisco Escuder, Blas Nasarre y Chusé Torrero Marzo tamién fizon contribucions a la Real Academia, o que enchegaría un debat interno en a Real Academia sobre si incluir os vocables rechionals en o diccionario u no, y en particular, sobre o estatus lingüistico d'a luenga aragonesa.[1]

Pa os primers lexicografos aragoneses, como Siesso u tiempo dimpués Mariano Peralta (Ensayo de un diccionario aragonés-castellano, 1836) o pensamiento yera o de salvar l'aragonés que percibiban que s'iba esbandiendo a boniquet y, de forma principal, amillorar a percepción que a chent teneba de a suya luenga, encara que estase incorporando-la a la oficial. Peralta, advogau de profesión, sentiba la motivación de que as parolas servisen pa lo suyo oficio y tamién pa la creyación literaria.[1]

En a mesma dirección pensaba Gerónimo Borao. Borao dotó a lo suyo Diccionario de voces aragonesas (1859) d'una extensa Introducción filológico-histórica en a qual declara las suyas intencions: no nomás persigue enriquecer a luenga común castellana, que critica d'estar monopolizada por castellans, sino que remata con as parolas siguients:

(es) Hemos terminado con eso la tarea que nos habíamos impuesto, a la cuál vamos a dar cima con una observación. Puesto que se ha perdido literariamente, aun en las márgenes del Ebro, el habla aragonesa; puesto que lejos de perfeccionarse ni aún de conservarse estos dialectos, amenazan confundirse poco a poco en el idioma general; bueno fuera que la lengua conquistadora utilizára en beneficio comun esos restos lingüísticos que de otro modo han de perderse, y entonces, ya que el vocabulario aragonés ni se conservara sino en libros como éste ú otros de mejor desempeño, ni sirviera sino como una curiosidad filológica; contribuiria por lo menos á enriquecer el acerbo comun de la sin par lengua española y, á cambio de tantas glorias abdicadas en favor de la unidad ibérica, conservaria el Aragon la de haber mejorado con su hermoso dialecto el habla rica de Cervantes.
Gerónimo Borao Clemente, 1859.[2]

Este tipo de pensamiento pervivió mientres tot lo sieglo XIX: d'una man, se teneba más conciencia lingüistica talment que en tiempos posteriors (mesmo Borao se refiere a l'aragonés como «idioma»), pero de l'atra se percibe a parola local como decadent, quasi amortada, por o qual no vale la pena reivindicar-lo y sí, en cambeo, mirar de fundir-lo con o castellano, dando-le vocabulario y documentando-lo, porque s'entendeba que ixe habría de durar más.

En a segunda metat d'o sieglo prosperan bells vocabularios locals. Asinas, en 1877 Juan Blas y Ubide publica Modismos dialectales de Calatayud recogidos por don Juan Blas de Ubide, y en 1882 Paraulas y frases caspolinas, de Manuel de Latre. En Catalunya, a esposa de militar María Josefa Massanés Dalmau ninviaba a o suyo amigo Víctor Balaguer un vocabulario manuscrito de parolas y expresions que heba replegau entre que vivió en Aragón, y que se nos ha conservau. Totz tienen dos cosas en común: son curtos (no más de 300 parolas) y os suyos autors los fizon pa que les servisen de nota folklorica en escritos costumbristas.

Obras historicas de lexicografía aragonesa[editar | editar código]

Sieglo XVI[editar | editar código]

  • 1583 - «Coronaciones de los sereníssimos Reyes de Aragón» de Cheronimo de Blancas, que incluye un «Índice donde se declaran algvnos vocablos aragoneses antiguos que ay en las Coronaciones».

Sieglo XVIII[editar | editar código]

Sieglo XIX[editar | editar código]

Sieglo XX[editar | editar código]

Referencias[editar | editar código]

  1. 1,0 1,1 1,2 (es) BENÍTEZ, Mª Pilar y LATAS, Óscar. Diccionarios de voces aragonesas de María Josefa Massanés Dalmau. Una curiosidad lexicográfica del siglo XIX. Rolde de Estudios Aragoneses, 2018. ISBN 978-84-92582-23-5.
  2. (es) BORAO, Gerónimo. Diccionario de voces aragonesas, precedido de una Introducción filológico-histórica. Ed. Facsímil. Editorial MAXTOR. ISBN 84-9761-673-1.
  3. (es) CASACUBERTA, Josep Mª. Encuestas lingüísticas en el Alto Aragón. Edición y estudeo d'Óscar Latas. Aladrada Ediciones. Zaragoza, 2015. ISBN 978-84-944335-0-4

Se veiga tamién[editar | editar código]