Romance d'as Queixas d'Alfonso V

De Biquipedia
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

O segundo romance en aragonés conoixiu ye o Romance d'as queixas d'Alfonso V[1].

Relieu d'a entra d'Alifonso V en Naples, en o castiello de Castel Nuovo (Italia)
Estatua d'Alifonso V en la entra d'o Palacio Reyal de Naples

Apareixe en un protocolo de 1448 d'o notario reyal Pasqual Contín[2] y tracta d'a conquiesta d'o reino de Naples, en 1442, dimpués d'una larga guerra contra los franceses y os suyos aliaus, principiada en 1420[3].

Ye acomparau a lo romance Mirava, de Campoviejo, el rey de Aragón un día, publicau en 1550 en Zaragoza [4] y en Anvers[5].

A más, bi'n ha versions actuals. La una, en catalán recullida enta 1919-1920 por o musicologo Higini Anglès y o politico y escritor Ventura Gassol en o Camp de Tarragona[6]. La otra, publicada en 1989 por Luis Suárez Ávila, ascuitada en El Puerto de Santa María (Cádiz)[7].

Os feitos que se recentan en o poema son muito cercanos a lo que realment s'esdevino.[8]

Texto[editar | editar código]

Sí s'estava en Campoviexo
el rey de Aragón un día,
myrando la ciudat grande
que de Naples se dizía.

—¡Ay, ciudat, tanto me costas
e, por la ventura mýa,
costas-me XXII anyos,
los myllores que yo havýa!
Costa-me duches e contes
e mucha infanterýa;
e costas-me(s) un harmano
que por fillo lo tenýa. —

Miravan naus y gal·laras,
unos van, otros vinýan,
myravan la gente d'armas,
(genovés e francés)
que dentro ellas vivýan,
ginovesses e francesses,
una (geng) gentil cavallerýa.

Miran Castel Nou e Capuana,
Montaporto que parescía.
— E, enantes que no passe
XV días, tú (endo) serýas mýa(s). —

Referencias[editar | editar código]

  1. (es) Encarnación Marín Padilla, José Manuel Pedrosa: 'Un texto arcaico recuperado para la historia del romancero: una versión aragonesa manuscrita (1448) de "Las Quejas de Alfonso V"', Revista de Literatura Medieval, 12, Universidad de Alcalá de Henares, 2000; p. 177-191[1]
  2. (an) Archivo de Protocolos Notarials de L'Almunia de donya Godina, Protocolo d'o notario reyal Pasqual Contin de l'anyo 1448, n° 294, folio suelto dezaga d'o folio 79. O protocolo tiene 103 folios en total.
  3. (es) Giuseppe di Stefano: 'El rey que mira. Poder y poesía en el "Romancero viejo"', Historia, reescritura y pervivencia del romancero. Estudios en memoria de Amelia García-Valdecasas, Universitat de València, 2000 [2]; p. 127 y ss.
  4. Segunda parte de la Silva de Varios Romances, Zaragoza, Stevan G. de Nagera, 1550: «Mirava de Campoviejo, / el rey de Aragón un día, / mirava la mar d'España / cómo menguava y crescía; / mirava naos y galeras, / unas van y otras venían: / unas venían de armada, / otras de mercadería; / unas van la vía de Flandes; / otras, la de Lombardía; / essas que vienen de guerra, / ¡o, quán bien le parescían! / Mirava la gran ciudad / que Nápoles se dezía; / mirava los tres castillos / que la gran ciudad tenía: / Castel Novo y Capuana, / Santelmo que reluzía; / aqueste relumbra entr'ellos / como el sol de mediodía. / Llorava de los sus ojos, / de la su boca dezía: / -¡O, ciudad, quánto me cuestas / por la gran desdicha mía! / Cuéstasme duques y condes, / hombres de muy gran valía; / cuéstasme un tal hermano / que por hijo le tenía; / d'ess'otra gente menuda, / cuento ni par no tenía. / Cuéstasme veinte y dos años, / los mejores de mi vida, / qu'en ti me nascieron barbas / y en ti las encanescía. -»
  5. Cancionero de romances, Anvers, 1550: «Mirava de Campo Viejo, / el rey de Aragón un día, / mirava la mar de España / cómo menguava y crecia. / Mira naos y galeras, / unas van y otras venían; / unas, cargadas de sedas / y otras, de ropas finas. / Unas van para Levante, / otras van para Castilla. / Mirava la gran ciudad, / que de Nápoles se dezía. / O ciudad, quánto me cuestas, / por la gran desdicha mía. / Cuéstasme veynte y un años, / los mejores de mi vida. / Cuéstasme un tal hermano, / que más que un Héctor valía, / querido de cavalleros / y de damas de valía. / Cuéstasme los mis thesoros, / los que guardados tenía; / cuéstasme un pagecico / que más que a mí lo quería.»
  6. Higini Anglès, 'Recull de cançons populars de la comarca del Camp', IV Certamen del Centre de Lectura, Reus, Revist del Centre de Lectura, 1921 [1926], III, p. 267-268: «Mirant estava mirando, / lo rei de Nàpols un día; / mirava la mar d'Espanya / quan minvava i quan creixia. / Mirava anants i galeres, / unos van i otrus venien; / los unos van pur Espanya, / lus otrus van pur Llombardia. / Otrus van per ciutat granda, / que Nàpolas si dicía. / Nàpolas, quantu ma qüestas / pur las grandas dixes mies. / Ma qüestes veinta un añu, / toda la flor de mi vida. / Ma qüestas veinta un añu, / toda la flor de mi vida. / Ma qüestas quienta menuda, / mas de cinc mil que jo'n tenia [...].»
  7. Luis Suárez Ávila, 'El romancero de los gitanos bajo andaluces, germen del cante flamenco', El romancero: tradición y pervivencia a fines del siglo XX, Cádiz, Fundación Machado-Universidad de Cádiz, 1989; p. 604: «Miraba la mar de España, / cómo menguaba y crecía, / yo miraba las galeras / que el Rey de España tenía / unas venían de armada, / y otras con su mercancía; / unas traían seda; / otras holanda traían; / unas iban para Flandes, / y otras, para Normandía.»
  8. Alan Ryder, Alfonso el Magnánimo, rey de Aragón, Nápoles y Sicilia. 1396-1458, València, Edicions Alfons el Magnànim, 1992; p. 302-307: «A mitad de noviembre [de 1441], sus ejércitos [d'Alifonso V], con diez mil hombres, se situaron alrededor de las murallas; sus naves y galeras pululaban por la bahía. Para imponer su determinación, había construido su campamento en la llanura de Campovecchio [...]. El viernes 1 de junio [de 1442], Alfonso consideró que todo estaba a punto [...]. Durante el asalto, Alfonso había permanecido fuera de las murallas dirigiendo las operaciones [...]. Solo cuando el plazo asignado hubo expirado hizo su entrada en una ciudad que lo había recibido en triunfo veintiún años antes [...]. Su primera preocupación fue visitar el monasterio de Carmine para ver el crucifijo que la leyenda vinculaba con la muerte de su hermano Pedro [...]. En Castelnuovo, su rival René [...] no presentó objeciones a la rendición de Castelcapuano; el castillo de Sant Elmo siguió el ejemplo a los pocos días.»


Romances en aragonés
Medievals: L'arcebispe de Zaragoza | As queixas d'Alifonso V
Actuals: Marichuana | Las farinetas